queremos llamarlo siempre? ¿O ahora?

Entramos en nuestras New Year’s Resolutions o nuestros propósitos de nuevo año. Y aunque «The time is out of joint», vivimos en un tiempo desarticulado, ya sea según Shakespeare o Philip K. Dick, es cierto que cada nuevo año intentamos salir de nuestra propia distopía a través de nuestros propósitos.

Entramos en las New Year’s Resolutions

Os paso algunas New Year’s Resolutions frescas, por aquello de aportar ligereza. Siempre es bueno un poco de relax y, por si sentimos que necesitamos un cambio de hábitos pero tenemos indecisión, ahí tenemos 35, solamente.

Una de las aportaciones más brillantes de la economía del comportamiento es que a menudo no hacemos lo que es mejor para nosotros, a pesar de nuestras mejores intenciones.

Una de las aportaciones más brillantes de la economía del comportamiento es que a menudo no hacemos lo que es mejor para nosotros, a pesar de nuestras mejores intenciones. Por ejemplo comportamientos saludables, ejercicio, comer de manera más saludable, ahorrar más dinero o dejar alguna mala adicción. Muchos de los sesgos de comportamiento más comúnmente citados (aversión a la pérdida, aversión a la incertidumbre, dilación) conducen a este tipo de falta de acción, de fracaso en nuestra voluntad. Nuestros amigos de The Behavioural Insights Team nos ofrecen algunas ideas al respecto para ayudarnos:

  1. Enmarcar los incentivos como pérdidas en lugar de ganancias tiende a ser más impactante.
  2. Los dispositivos de compromiso pueden ayudar a ahorrar o perder peso
  3. Los objetivos positivos son más fáciles de mantener que los objetivos negativos.
  4. Hacer un compromiso público puede ayudar a las personas a cumplir sus objetivos.
  5. Hacer metas pequeñas a corto plazo puede ayudar a alcanzar metas más grandes a largo plazo.

Con todo, lo que me ha parecido más interesante deThe Behavioural Insights Team ha sido su aportación de este año.

Este año, si todavía tienes que decidir sobre algún propósito, te sugiero que inviertas en amistad.

Nuestros amigos mejores fortalecen nuestro bienestar y nuestra salud física. Pero al parecer, las tres cuartas partes de nosotros no vemos amigos tan a menudo como nos gustaría. En esta época del año, cuando estamos buscando remodelar nuestros caminos para el próximo año, también debemos recordar que esos amigos todavía pueden influir en nosotros para hacer lo correcto. ¿Por qué no coges  el teléfono (según las estadísiticas lo tienes a menos de un metro) y llamas a quien tenías intención de llamar el año pasado y no lo hiciste?

Tenemos que vernos más, excelente idea

Tenemos ideas también desde el campo de la salud inspiradas en investigaciones recientes sobre economía del comportamiento y salud.

¿Y nuestra salud?

  1. Primero, haz un plan concreto. Escribir ayuda.
  2. Segundo, juegáte algo. Pon un dinero en juego, si no logras tu hábito irá a una organización solidaria.
  3. Tercero, hazte con tus tentaciones. Sé su amigo, pero que también que ellas sean amigas tuyas.
  4. En cuarto lugar, busca apoyo social.Y si no logras tus propósitos con estos consejos ¿que tal esta con sitckK? está funcionando ya algunos años.

¿Cual es el gasto al que podemos renunciar y al mismo tiempo no reducir demasiado nuestra calidad de vida?

Y ahora, siendo un blog de Economía del Comportamiento, si quiero ahorrar, si ése es mi propósito, si quiero llegar o superar el 5% de media que el Banco de España dice que es la tasa de ahorro mensual, ¿cuál es la mejor manera de ahorrar algo de dinero cada mes? Dan Ariely nos cuenta una que podemos reducir mejor, y es que «salimos demasiado».

Hábitos

Son los que manejan el 90 % de nuestra actividad diaria, son nuestras rutinas. Duhigg, trasladando descubrimientos científicos explica por qué existen los hábitos y cómo se pueden cambiar.

Y aunque muchas de nuestros propósitos para 2019, probablemente la mayoría, no tendrán éxito, la buena noticia es que hay muchos otros «nuevos comienzos» en el calendario cuando podemos intentarlo de nuevo. Porque depende siempre de nosotros. ¡Feliz año!