Es importante estudiar lo que las personas hacen, no lo que dicen que hacen.

Porque esto va de comportamientos, leer aquí mi anterior post, y como bien nos trasladan desde Irrational Labs, no siempre actuamos en nuestro mejor interés, disponer de la información no cambia nuestro comportamiento y estamos influenciados por el entorno en nuestras tomas de decisiones. Por ello como científicos del comportamiento, estudiamos lo que las personas hacen y no lo que dicen que hacen. Un ejemplo muy claro ha sido la clausura del hospital de IFEMA -gracias, muchas gracias a todas las personas que habéis estado trabajando por todos nosotros-, es evidente que las autoridades y los profesionales de la salud sabían lo que debían hacer ¡pero no lo hicieron!.

Permanecer a 2 metros de los demás siempre que sea posible

Recuerdo que en el post anterior me comprometí a:

  1. Aislamiento. Salir de casa el menor número posible de veces cada semana.
  2. Permanecer a 2 metros de los demás siempre que sea posible.
  3. No tocarme la cara con las manos. Usar una mascarilla cuando esté en lugares públicos, incluso si no tengo síntomas.
  4. Mantener contacto social con mis colegas, amigos y familiares a través de medios digitales. ¡Las conexiones sociales son importantes!

Compromiso y conocimiento no son suficientes.

Ahora que en España entramos en una fase de desconfinamiento, vamos a conseguir permanecer a 2 metros de los demás siempre que sea posible y que sean infinitamente mayores las situaciones en las que sea posible. Para ello vamos a emplear el sistema de las 3 B´s, Behavior, Barriers and Benefits:

  1. Hemos de elegir un comportamiento, el más importante.
  2. Vamos a hacerlo fácil, vamos a reducir las barreras.
  3. Vamos a mostrar claramente los beneficios para que sea motivador.

No cabe duda que en nuestros lugares de trabajo, lugares público -supermercados, comercios en general…- el comportamiento crítico y medible que queremos asegurar es el mantenimiento de los 2 metros entre las personas y necesitamos que se produzca siempre, o tendente a infinito.

Atención limitada

Las barreras que nos impiden tener este comportamiento han de ser reducidas al máximo. Nuestra atención limitada puede ser la principal barrera a la que nos enfrentamos. Los hábitos adquiridos en toda nuestra vida en cuanto a nuestro comportamiento social, cómo nos movemos, es lo que hemos de cambiar. En este ámbito también podemos recordar que el sesgo del optimismo puede impedirnos mantener la distancia «no va a ocurrir nada malo».

Podemos encontrar medidas adoptadas en nuestras autopistas que llevan aportando seguridad para evitar los accidentes por alcance. Dos galones, como mínimo, han de ser visibles entre el coche que nos antecede para tener la distancia adecuada a nuestra velocidad. Es suficiente, no hemos de hacer más esfuerzo mental de cálculo de distancia.

Unos círculos de 10 centímetros de diámetro colocados en el suelo a dos metros de distancia

Unos círculos de 10 centímetros de diámetro colocados a dos metros uno de otro, a modo de «nudge», pueden facilitarnos el mantenimiento de la distancia, sin apenas darnos cuenta.

En Copenhage, Dinamarca, también están comenzando a establecer señales en el suelo, esta vez en parques públicos, para facilitar el mantenimiento de la distancia en las actividades familiares de ocio.

«Gracias por cuidarme»

«Gracias por cuidarme» puede ser el mensaje escrito en cada círculo que nos aporte la motivación para hacerlo.

Como sabemos, centrarse en proteger a los demás puede ser muy eficaz para colaborar en la solución de los problemas de salud. Priorizar el comportamiento cooperativo genera un sentido de identidad compartida que lleva a las personas a preocuparse y cuidar a los demás. Este mensaje, este beneficio mueve a las personas  a hacer nuestro comportamiento clave, el mantenimiento de la distancia. No es un beneficio inmediato, no lo tenemos ahora. Es un beneficio percibido como futuro y, al mismo tiempo, ofrece una satisfacción emocional el instante, «estoy cuidando de mis compañeros ahora». 
Libro recomendado
Habiendo hablado de un «nudge», mi lectura recomendada, interesante y agradable de hacer es el libro publicado en 2008 por Richard Thaler y Cass R. Sunstein «Un pequeño empujón (Nudge)»
#colaboración pagada