Mi reconocimiento personal, muy profundo, a quienes estáis trabajando desde el comienzo de la crisis Covid19 en primera línea, con riesgo para vuestra salud y la de vuestras familias: sanitarios, fuerzas de seguridad, transportistas, empleados de Correos y de las panaderías, empleados de supermercados, trabajadores del campo, empleados de entidades financieras, personas de limpieza… Por favor perdonad si no he sido exhaustivo con todos los colectivos, si me ha faltado alguno. Mis aplausos desde mi balcón, ahora de más de 50 días, uno a uno, son para vosotros.

Porque tenemos héroes… Porque ya os habéis ganado a pulso el aplauso más largo del mundo.

Creo que Vetusta Morla, con los abrazos prohibidos, como otros artistas y artículos en la prensa han recogido el ánimo de la población, de los ciudadanos de este país reconociendo la heroicidad y el reconocimiento a las personas que están luchando, por nosotros, contra el Covid19. Es muy bonita y dice mucho la letra de la canción: … Por los ángeles de alas blancas del hospital… Por los que hacen del trabajo sucio, La labor más hermosa del mundo… Cada noche aplaudimos en los balcones… Nunca olvidaremos vuestro ejemplo, Nunca olvidaremos la dedicación… Vuestro amor es nuestra inspiración…

En estos momentos más de 47.000 sanitarios están o han estado infectados por el Covid19 y, lamentablemente, algunas decenas han fallecido. En los demás colectivos, siendo las cifras de afectación menores, están teniendo también sus propias consecuencias.

Surgen peticiones, propuestas de un pago de bonus a los profesionales que están haciendo frente al Covid19

Por qué nos gusta hacer cosas, pero no cuando nos pagan por ello

¿Por qué nos gusta hacer algunas cosas, pero no cuando nos pagan por ello? Vivimos simultáneamente en dos mundos distintos, uno en el que prevalecen las normas sociales y otro en el que las normas mercantiles marcan la pauta. Recogiendo las reflexiones de Dan Ariely en su libro Las trampas del deseo (Predictably Irrational, in English).

Nuestros héroes entregan su trabajo, arriesgando su salud y la de su familia, recibiendo el aplauso y reconocimiento de todo un país. Y ahora les ofrecemos 600 ó 1.000 euros. Desde la perspectiva económica tradicional 600 euros son más que 0 euros, pero ¿confundimos las normas del mercado con las sociales? Por arriesgar su salud les deberíamos ofrecer en términos de intercambio ¿cuanto? ¿10.000, 50.000, 100.000 euros…? Quizá no haya oferta económica suficiente. Al ofrecer 600 euros lo podemos estropear todo.

Ariely y Heyman, nos dicen que entendemos que en la forma estándar en la que trabajamos, intercambiamos  tiempo y energía a cambio de recompensas monetarias. Ellos proponen dos tipos de mercados: monetario y social. Los mercados monetarios son muy sensibles a la magnitud de la compensación, mientras que los mercados sociales no lo son. Por ello las personas a veces ofrecen más esfuerzo a cambio de ningún pago (un mercado social, voluntariado…) de lo que gastan cuando reciben un pago bajo (un mercado monetario, el laboral ordinario). También aportan la idea de que cuando los mercados se mezclan (mercados que incluyen aspectos de los mercados sociales y monetarios) el resultado se parece más a los mercados monetarios que a los sociales.

En otra investigación, Gneezy y Rustichini, profesores dela Universidad de Minnesota, probaron que la vuelta atrás, al entorno social, cambió el comportamiento y el comportamiento puede ser opuesto al esperado, ya que la cláusula «todo lo demás no se modifica» podría ser difícil de cumplir.

Un metaanálisis de 128 estudios examinó los efectos de las recompensas extrínsecas sobre la motivación intrínseca determinó que las recompensas contingentes de compromiso, contingentes de terminación y contingentes de desempeño socavaron significativamente la motivación intrínseca de libre elección.

¿Deberíamos premiar a los que realizan donaciones?

¿Deberíamos premiar a los que realizan donaciones?, se pregunta Koutmeridou, Chief Behavioral Scientist, DonorVoice y concluye que ofrecer recompensas podría aumentar las donaciones a corto plazo, pero las donaciones se basan en una motivación controlada y si estamos interesados en aumentar la retención o repetir las donaciones, debemos considerar cuidadosamente los tipos de recompensas que utilizamos. Si un donante realmente cree en tu causa, no hay que eliminar  su motivación intrínseca introduciendo obsequios y premios. En cambio, hay que cuídarlo con gratitud, aprecio y demostración del impacto de lo que hace.

En las normas sociales está nuestra naturaleza social, nuestra necesidad de comunicación. No requieren compensación instantánea.

En las normas sociales está nuestra naturaleza social, nuestra necesidad de comunicación. No requieren compensación instantánea. En el de las normas mercantiles, los intercambios están perfectamente definidos: salarios, precios, alquileres, intereses… Implican beneficios comparables y pagos puntuales. Se obtiene aquello por lo que se paga.

Estamos dispuestos a trabajar gratis o por una paga razonable, pero por una paga exigua no. Cuando estamos en el campo de las normas mercantiles somos más autónomos, egoístas, individualistas. Si una norma social choca con una mercantil la social desaparece y no es fácil de restablecerla.

En nuestras compañías queremos que la experiencia de nuestros equipos, de nuestras personas sea social, emocional, permita la motivación intrínseca. Queremos pasión, flexibilidad, lealtad. Las normas sociales las crean, las mercantiles no. El dinero nos motiva de forma inmediata, pero las normas sociales son las que lo hacen a largo plazo.

Lecturas recomendada

Las trampas del deseo, 2008

Las trampas del deseo: Cómo controlar los impulsos irracionales que nos llevan al error (Spanish Edition) de [Daniel Ariely, Francisco J. Ramos]

#colaboración pagada

Dan Ariely el Covid19

El profesor de la Universidad de Duke, Dan Ariely, fundador del Centro para la retrospectiva avanzada, comparte en lo que él y su equipo han estado trabajando en respuesta a COVID-19 y proporciona una perspectiva de la ciencia del comportamiento sobre las respuestas de las personas a la pandemia de coronavirus.